Los ratones son peluqueros obsesivos, así que es probable que no tengas que bañarlos a menudo… o tal vez en absoluto. Además, los ratones pueden tener miedo al agua, por lo que meter el suyo en una bañera puede causar un estrés grave. ¿Ratón demasiado sucio? Una buena opción es probar un baño de esponja.

Paso 1

como banar a los ratones

Coge una pequeña toalla de mano o un paño suave y grueso. Sumérjalo en agua caliente y luego escúrralo lo suficiente para que no gotee. Puedes añadir una pequeña cantidad, como unas pocas gotas, de champú para cachorros al agua. Si lo hace, necesitará un segundo cubo de agua tibia y un segundo trapo para enjuagar el ratón.

Paso 2

Frota tu ratón suavemente con el paño húmedo. Asegúrate de que no haya agua goteando en su nariz o en sus ojos. Si usó algún champú, frótelo inmediatamente con el segundo paño, sólo con agua.

Paso 3

Usa un paño seco para ayudar a secar tu ratón. No use un secador de pelo, ya que el ruido puede ser muy traumático para sus pequeños oídos. Frota suavemente hasta que el pelo esté lo más seco posible.

Artículos que necesitarás

  • 1-3 toallas pequeñas o tela
  • Champú para cachorros
  • Agua caliente
  • Tinas o cubos de plástico

Advertencia

  • ⚠ Los ratones tienen un olor naturalmente ligero y agradable. Si tu ratón tiene un fuerte olor en su piel o parece estar repentinamente sucio y necesita un baño, habla con tu veterinario. Esto podría ser un signo de un problema de salud subyacente.