Mejorar la cobertura existente para los conejos. Esta es una de las mejores y más fáciles maneras de construir un área de anidación para los conejos salvajes. Amontonar ramas y materiales de arbustos junto a los árboles y las cercas creará un refugio perfecto para los conejos salvajes. Dejar que la vegetación crezca en lugar de cortar las zonas de maleza también mejorará los refugios para los conejos. Cualquier parche de brezo y matorral que se permita crecer creará áreas de anidación y escape para los conejos salvajes.

Añade filas de vallas a los lugares donde se encuentran los conejos. Los lugares principales para las líneas de la cerca incluyen una línea de árboles o un estanque. Las líneas de la cerca añaden una cobertura extra para los conejos salvajes, y los pastos y hierbas naturales que crecen a lo largo de las líneas de la cerca proporcionan refugio. Las cercas con maleza también proporcionan rutas de escape para los conejos salvajes, y les permiten correr de un campo a otro de forma segura. Las hileras de vallas pueden proporcionar alimentos y almacenamiento de alimentos durante los meses de invierno también.

como construir un area de anidacion para los conejos salvajes

Crear nuevas áreas de cobertura y nidificación en lugares que carecen de los recursos que los conejos necesitan. Despejar la maleza hasta el borde de una propiedad creará instantáneamente nuevas áreas de anidación. Sigue añadiendo arbustos a estas áreas. Amontonar la maleza sobre grandes rocas, equipo agrícola usado o cualquier elemento grande desechado creará una mejor área de anidación. Mantener la maleza ligeramente alejada del suelo permite a los conejos moverse libremente. Cuanto más cerca estén estos montones de matorral de las estructuras permanentes, como las manchas de brezo, bosques o filas de vallas, mejor será la zona de anidación para los conejos salvajes.

Asegúrate de que el área de anidación tenga el drenaje adecuado. Las áreas planas en lugares que se encuentran con fuertes lluvias pueden llevar a la inundación de los nidos y lugares donde vivirían los conejos bebé.

Asegúrate de que los conejos tengan suficientes fuentes de comida y agua. No importa lo bueno que sea el refugio, los conejos no vivirán allí si no hay comida o agua disponible. Los conejos pueden comer heno, verduras, frutas, hierba y algunas hierbas. Gran parte de su suministro de agua proviene de las plantas que comen. Durante los cálidos meses de verano necesitan un arroyo, charcos o un suministro decente de agua de lluvia.

Evitar que los conejos causen estragos en un jardín creando fuentes de alimento y refugio lejos de las zonas de jardín. Proporcionar trébol blanco, lespedeza coreana y garranchuelo cerca de sus refugios ya que son importantes alimentos de verano. Localizar lugares donde se pueda añadir comida y los conejos no tengan que exponerse. Los conejos salvajes prefieren comer la comida que está cerca y los mantiene escondidos que viajar a lugares donde puedan ser descubiertos.