Las salamandras manchadas (Ambystoma maculatum) son grandes salamandras que se encuentran de forma natural en la mayor parte del este de América del Norte. Generalmente crecen de 6 a 7 pulgadas de largo y son grandes mascotas de bajo mantenimiento. Estos anfibios terrestres son coloridos y divertidos de ver, aunque tienden a ser tímidos y pueden pasar buena parte del día escondidos cuando los traes a casa por primera vez. Algunas salamandras manchadas se acostumbran a sus compañeros humanos y pueden incluso tomar voluntariamente comida de las pinzas o los dedos. El cuidado adecuado asegura una larga y feliz vida para su mascota.

Paso 1

como cuidar a una salamandra moteada

Aloja a tu salamandra manchada en un acuario de cristal de tamaño apropiado con una malla de alambre. Un tanque de 10 galones es adecuado para dos salamandras adultas o varias jóvenes. Aumente el tamaño del hábitat si mantiene un mayor número de salamandras.

Paso 2

Coloca una capa gruesa de sustrato en el fondo del acuario para mantener la humedad de tu salamandra y para proporcionar material para la madriguera. La corteza de pino molida funciona bien porque retiene el agua mientras que plantea poco riesgo de crecimiento bacteriano o de hongos. El musgo de turba molido y el mantillo de coco son buenas alternativas. Evite el cedro y otros sustratos con aceites u olores fuertes, ya que no son seguros para su mascota. Cualquier sustrato que utilice debe permanecer húmedo, pero no mojado, y debe ser reemplazado cada mes.

Paso 3

Añade grandes trozos de corteza o pequeños troncos para trepar y esconderse debajo. Cuidado con los accesorios con bordes afilados y texturas rugosas. Las salamandras tienen una piel delicada que se irrita y se lesiona fácilmente.

Paso 4

Proporcione agua a su salamandra rociando el tanque diariamente y rociando el sustrato con agua sin cloro para formar piscinas breves y poco profundas. Las salamandras no beben como otros animales; toman el agua a través de su piel y de la cloaca, que es una abertura de uso múltiple en la región pélvica.

Paso 5

Saltar las luces y los calentadores, ya que no son necesarios. La iluminación general de la habitación es suficiente para su salamandra. Si decide usar la iluminación del tanque, asegúrese de que no altere negativamente la temperatura del tanque. A las salamandras les gusta frío, o unos 50 a 70 grados Fahrenheit. Evite las temperaturas superiores a los 75 grados para prevenir enfermedades.

Paso 6

Alimente a su mascota unas cuantas veces a la semana, o más a menudo si su veterinario se lo recomienda. Las salamandras no son comensales exigentes, pero son carnívoras y no aceptan bocadillos de vegetales. Compre lombrices o grillos en su tienda de mascotas local para mayor comodidad.

Paso 7

Manipule a su amigo anfibio lo menos posible, y sólo después de limpiarse y mojarse las manos. Mantén el contacto corto para evitar que la temperatura corporal de tu mascota suba a un nivel peligroso. Además, mantenga las manos bajas al suelo cuando sostenga su salamandra en caso de que decida saltar.

Paso 8

Retire los insectos no comidos y revise el tanque regularmente por si hay señales de moho u otros problemas. Cambie el sustrato mensualmente y limpie el resto del tanque según sea necesario.

Artículos que necesitarás

  • Acuario de vidrio
  • Tapa de malla metálica para acuarios
  • Corteza de pino molida
  • Botella de agua con tapa de aerosol
  • Grillos alimentadores