Las largas plumas blancas de las patas de un Clydesdale son una de las características más fácilmente reconocibles de esta raza de tiro. Mantener las plumas limpias y atractivas puede ser un reto para el aseo, especialmente porque pueden ser propensas a enfermedades de la piel. Mantener las piernas de su Clydesdale es una parte esencial para cuidarlo adecuadamente.

Cepillando las plumas

Las plumas de las patas de tu Clydesdale pueden recoger todo tipo de escombros cuando tu caballo está siendo montado o incluso jugando en el pasto. La suciedad, la arena, el barro, las rocas, las espinas, las zarzas y cualquier otra cosa que pueda enredarse en el pelo se enredará en su pelo. Todas estas cosas pueden resultar rápidamente incómodas para su caballo, especialmente si alguna de ellas se pone al lado de su piel o atrapa la humedad. Cepillar las piernas de su Clydesdale todos los días con un cepillo de aseo reducirá significativamente el problema de enredos y ayudará a evitar que se desarrollen problemas en la piel. Asegúrate de que puedes pasar los dedos por las plumas y que no haya nada atascado en los pelos.

las adaptaciones que los planeadores de azucar usan para la supervivencia

Lavado de las plumas

Aunque las patas de su caballo no estén cubiertas de barro, el pelo blanco tiende a ponerse marrón amarillento bastante rápido cuando un caballo está en el pasto. Lave las patas de su Clydesdale con un suave champú blanqueador para mantener las plumas limpias y minimizar las manchas. Cepille las patas para que estén relativamente limpias y libres de residuos antes de lavarlas. Ten cuidado de no lavar las piernas demasiado a menudo porque lavarlas demasiado puede resecar la piel y dañar las plumas.

Mantenimiento del medio ambiente

Puedes hacer que el aseo de las piernas de tu Clydesdale sea más fácil si prestas atención a la condición de tus pastos y establos. Un Clydesdale en un pasto fangoso y húmedo es una receta para un verdadero desastre. Trate de mantener a su caballo en áreas limpias y secas donde haya un mínimo de desechos que se enreden en las plumas. Mantenga su establo limpio y asegúrese de que las virutas estén en buenas condiciones de sequedad.

Condiciones de la piel

Los Clydesdales son propensos a enfermedades de la piel como el linfedema progresivo crónico. Los caballos con LPC tienen un mayor riesgo de infección y pueden tener las piernas hinchadas, llagas y lesiones en la piel, así como pliegues de piel gruesa y nódulos hinchados. No mantener las piernas de su Clydesdale puede impedirle notar los primeros síntomas de las afecciones de la piel o hacer que sean más difíciles de tratar para su veterinario. Si no está dispuesto o no puede mantener las plumas de su caballo de forma adecuada a diario, entonces puede que desee que el caballo sea recortado o afeitado profesionalmente para quitarle las plumas.