Los hámsteres son generalmente mascotas de bajo mantenimiento, pero eso no significa que no necesiten cuidados diarios. Descuidar el área donde vive el hámster puede causar problemas de salud a su mascota y problemas de olor en su residencia. El mantenimiento regular del recinto de su hámster ayuda a asegurar que usted y su mascota puedan disfrutar de su tiempo juntos en un ambiente saludable y agradable.

Limpieza de la jaula del hámster

La Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad con los Animales recomienda realizar tareas básicas de limpieza en la jaula de su hámster todos los días. La limpieza básica consiste en retirar la comida vieja, la ropa de cama sucia y las heces del entorno de su hámster. Si es necesario, puede añadir más cama a la jaula después de haber retirado las virutas sucias.

con que frecuencia debes cambiar las virutas de hamster

Reemplazando las virutas

La ASPCA recomienda quitar completamente todas las virutas viejas de la jaula de su hámster y reemplazarlas por virutas nuevas una vez a la semana. Tómese el tiempo de fregar el recinto con agua caliente y jabón durante esta limpieza semanal. Asegúrese de que la jaula esté completamente seca antes de añadir virutas frescas; de lo contrario, corre el riesgo de arruinar las virutas con la humedad.

Tipos de virutas

Las virutas de madera son una opción popular de cama para los hámsteres. Es importante asegurarse de usar sólo las virutas que están destinadas a ser usadas con las mascotas. Las virutas de álamo son el tipo más común de virutas para los hámsteres. Evite utilizar virutas de pino o cedro; sus productos químicos y sus vapores pueden ser perjudiciales para la salud del hámster. Algunos hámsteres pueden intentar comer cierta ropa de cama; si el suyo lo hace, pruebe con otra marca o tipo.

Enfermedad

Limpia la jaula de tu hámster cada vez que creas que tu animal se ha enfermado o muestra signos de enfermedad. Los signos de enfermedad en un hámster pueden incluir diarrea, secreción nasal, debilidad, letargo, ojos hundidos o apagados, o cualquier tipo de herida visible. Limpiar la jaula durante los momentos de enfermedad y mantener el área limpia puede ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad y las bacterias.