Los diferentes perros requieren diferentes cantidades de proteínas, dependiendo de su edad, su tamaño y sus necesidades energéticas. Un cachorro activo requerirá una cantidad diferente de proteínas de un perro adulto sedentario o de un atleta canino. La cantidad de proteína requerida también puede depender de la calidad de la proteína que ingiere cada perro.

Cachorros en crecimiento

En promedio, los cachorros requieren un mínimo del 28 por ciento de proteínas por peso seco en su alimento. Los cachorros de razas pequeñas y sus mezclas tienen estómagos diminutos y corren el riesgo de padecer hipoglucemia. Necesitan un mayor porcentaje de proteínas por taza de comida que los cachorros de razas grandes de la misma edad. Los cachorros de razas grandes alimentados con cantidades de proteínas superiores a las recomendadas pueden crecer demasiado rápido y sufrir problemas óseos y articulares al madurar.

como dar kava a los perros

Perros adultos

La mayoría de los perros adultos sólo tienen necesidades energéticas moderadas. Debido a que ya no están creciendo y no necesitan realizar mucha reparación o desarrollo muscular, sólo requieren alrededor de un 18 por ciento de proteínas en su alimento. Sin embargo, los perros adultos requieren por lo menos esta cantidad para mantenerse en buena forma y con buena salud. Se recomiendan cantidades menores de proteínas sólo para perros con enfermedades que les impiden metabolizar cantidades normales de proteínas.

Perros con necesidades especiales

Los atletas caninos, a menudo llamados perros de rendimiento, así como los perros de trabajo, necesitan mayores cantidades de proteínas para mantener sus músculos y reparar el desgaste. Estos perros pueden requerir entre un 25 y un 35 por ciento de proteínas en su comida. Las hembras que amamantan una camada también requieren un 28 por ciento o más de proteínas. Los perros ancianos pueden requerir porcentajes de proteínas más bajos si tienen daños en el riñón o el hígado. Sin embargo, los perros mayores que gozan de buena salud pueden requerir un mayor contenido de proteínas en su comida porque sus cuerpos deben trabajar más duro para digerirlas.

Datos sobre las proteínas

No todas las proteínas son creadas igual. La fuente de la proteína y su digestibilidad afectan a la capacidad de un perro para utilizar esa proteína de forma efectiva. Los ingredientes se enumeran en orden descendente de peso en la etiqueta del alimento; los fabricantes no especifican la digestibilidad, pero un alimento que coloca la carne en lo alto de su lista de ingredientes contendrá más proteína utilizable que los alimentos que no lo hacen, o que enumeran ingredientes tales como “harina de carne y hueso”. Las proteínas basadas en carbohidratos no son tan digeribles. Una harina de carne de la que se ha eliminado el líquido proporciona más proteínas que una harina de carne de base líquida.

Mitos sobre la proteína

Se cree ampliamente que alimentar a los perros con demasiadas proteínas provocará daños en los riñones. Se ha demostrado que esta creencia es falsa. El exceso de proteína es excretado por un perro sano. También se ha acusado a grandes cantidades de proteína en la comida para perros de hacerlos hiperactivos; sin embargo, no hay pruebas que apoyen esta afirmación.