Los patos necesitan ser alimentados una vez por la mañana y otra vez por la tarde. Es importante proporcionar una dieta equilibrada que contenga los nutrientes adecuados que incluyan vitaminas, minerales y proteínas. Los niveles de consumo varían dependiendo de su tamaño. En promedio, comen alrededor de 6 a 7 onzas de alimento cada día; lo que se traduce en unos 170 a 200 gramos. La cantidad para alimentar a un pato depende de la especie y del propósito que se tenga para criarlo: producción de carne, puesta de huevos o como mascota. Alrededor del 16 por ciento de la dieta debe contener proteínas, si se crían patos para poner huevos. El consumo de una dieta desequilibrada afecta en última instancia a la salud del ave, así como a la capacidad de producción de huevos.

Alimentos recomendados

Déle a los patos pellets de pato especialmente formulados y granos triturados, ya que contienen todos los nutrientes esenciales para un crecimiento y desarrollo óptimos. A los patos les encanta buscar en el maíz y las verduras mixtas, como la pamplina, el repollo, la lechuga y una variedad de hierbas. Es aconsejable alimentar estos alimentos por las tardes, ya que los patos terminarán comiendo estas golosinas y consumirán menos alimento o pellets.

cuanto hay que alimentar a un pato

Alimentos a evitar

No compre alimentos que contengan coccidiostáticos, ya que son perjudiciales para estas aves. Muchos piensos para aves de corral contienen coccidiostáticos. No intente alimentar a los patos con piensos medicados destinados a otras aves, ya que esto podría ser tóxico para ellas. Los dragos y las aves ponedoras que no son de huevos no deben recibir conchas de ostras, ya que puede provocar una enfermedad renal.

Calidad del alimento

Presta mucha atención a la calidad de la alimentación. Absténgase de utilizar alimentos que contengan tierra, semillas de malas hierbas y mohos. Usen el alimento comercial dentro de las tres semanas de la fecha de fabricación impresa en la bolsa. Si el clima es caluroso y húmedo, use el alimento antes, para prevenir la formación de moho y la pérdida de vitaminas. Nunca intente dar a los patos alimento con moho, ya que las toxinas pueden provocar graves problemas de salud, como daños en el hígado, los riñones, el plumaje, los músculos y el sistema digestivo. Además, las toxinas del moho pueden reducir el rendimiento reproductivo y el crecimiento.

Alimentando Patos

Los dragos son generalmente comedores agresivos y, por lo tanto, si no se toman las medidas adecuadas, hay una alta probabilidad de que haya un desajuste en el consumo de alimento de los dragos y las gallinas. Es aconsejable proporcionar suficiente espacio para que los animales se alimenten por separado, a fin de evitar la competencia. Los agresivos dragos pueden terminar causando heridas a las gallinas, o incluso matándolas.

Aumenta la cantidad de alimento durante el frío extremo, ya que los patos necesitan más energía para crecer y producir huevos. El aumento recomendado es de 2 a 5 libras por cada 100 aves, según el Colegio de Agricultura y Ciencias de la Vida, Extensión Cooperativa de Carolina del Norte.

Alimentar a los patos con piensos de alta calidad para maximizar el crecimiento y prevenir deficiencias nutricionales. Coloca el alimento en un comedero pesado y poco profundo, para evitar el desperdicio. Además, dar a las aves agua fresca y limpia junto con el alimento, para que puedan saciar su sed cuando sea necesario.

Proporcionar arena a los patos, si no se les deja salir de sus recintos para buscar comida. Mezcle la arena en el alimento una vez a la semana. Si tiene una pequeña bandada, puede reducir sus costos de alimentación dándoles a los patos pan rancio y desechos de cocina. Sin embargo, hierva bien los desechos para matar las bacterias y luego mezcle los gránulos de comida.