Los ranchos de ganado del siglo xix

Los ranchos de ganado del siglo xix

Industria ganadera oeste americano

La industria ganadera y de productos ganaderos es una de las mayores de Nuevo México, con una producción de más de 3.000 millones de dólares en 2007. La industria láctea es la que más dinero aporta anualmente, con 1.300 millones de dólares, mientras que la de la carne de vacuno ocupa el segundo lugar, con 951 millones.

En 1598, Juan de Onate, descendiente de una acaudalada familia minera de Zacatecas (México), consiguió el contrato para colonizar Nuevo México. La expedición era una empresa colonizadora en toda regla, y la introducción de nuevos animales y plantas era una parte importante de su plan.

Un inventario del ganado de Onate antes de partir de México incluía 846 cabras, 198 bueyes para las carretas, 2.517 ovejas, 316 caballos, 41 mulas, 53 cerdos, 500 terneros y 799 vacas, novillos y toros. Antes de la revuelta Pueblo de 1680, el ganado corría a sus anchas por las sierras de Nuevo México.

Varios relatos atribuyen a Onate la introducción del trigo, la cebada, la lechuga, la col, los guisantes, el chile, las cebollas, las zanahorias, los nabos, el ajo, los rábanos, los pepinos y una variedad de hierbas y especias. También estableció un sistema de riego basado en una acequia madre para dirigir el agua de los ríos.

Historia de la industria ganadera

La verdad histórica, por supuesto, es bastante más complicada y a menudo menos romántica que las leyendas que asociamos con el "Reino Ganadero" de finales del siglo XIX. El apogeo de la ganadería al aire libre y de los largos caminos de herradura sólo duró unos 20 años, y los vaqueros de esta época eran generalmente trabajadores asalariados más que ganaderos independientes. También eran un grupo más diverso de lo que imaginamos, con hombres de muchas razas y etnias diferentes, así como algunas mujeres. Sus vidas y su trabajo, aunque no suelen ser tan emocionantes como en una película del oeste, desempeñaron un papel importante en la transformación económica y medioambiental del oeste de Estados Unidos.

  Cuantas horas al día tiene que pasar un pato sentado sobre sus huevos

Los vaqueros no irrumpieron de repente en el paisaje americano para luego cabalgar hacia la puesta de sol. Los colonos españoles introdujeron en el Suroeste el ganado y los vaqueros a caballo en el siglo XVII. A principios del siglo XIX, varios millones de cabezas de ganado recorrían las praderas desde California hasta Texas, atendidas por pastores hispanos cuya lengua aportó muchas palabras al vocabulario de la ganadería moderna, como bronco, chaparajos, corral, lariat, lazo, rodeo y rancho. Los inmigrantes angloamericanos de la región adoptaron estas tradiciones junto con los resistentes longhorns de Texas, que se convirtieron en un elemento básico de la industria ganadera tras la Guerra de Secesión. Ese conflicto interrumpió temporalmente el mercado de la carne de vacuno de Texas que se había desarrollado en 1850, pero el mercado volvió a crecer con la expansión de los ferrocarriles a través de las Grandes Llanuras y el crecimiento explosivo de las ciudades del este.

La industria ganadera estadounidense en el siglo XIX

El transporte de ganado fue una de las principales actividades económicas del Oeste estadounidense del siglo XIX y principios del XX, sobre todo entre las décadas de 1850 y 1910. En ese periodo, se condujeron 27 millones de cabezas de ganado desde Texas hasta las estaciones ferroviarias de Kansas, para su envío a los corrales de Luisiana y otros puntos del este. Las largas distancias recorridas, la necesidad de que los jinetes y los animales descansaran periódicamente y el establecimiento de estaciones ferroviarias propiciaron el desarrollo de "ciudades de vacas" en toda la frontera.

  Las adaptaciones de los platelmintos

La conducción de ganado representaba un compromiso entre el deseo de llevar el ganado al mercado lo más rápidamente posible y la necesidad de mantener a los animales en un peso comercializable. Aunque el ganado podía ser conducido hasta 40 km en un solo día, perdía tanto peso que era difícil venderlo cuando llegaba al final del camino. Por lo general, se les llevaba distancias más cortas cada día y se les permitía descansar y pastar tanto al mediodía como por la noche[2] Por término medio, un rebaño podía mantener un peso saludable desplazándose unas 15 millas (24 km) al día. A ese ritmo, se tardaba hasta dos meses en ir de un rancho a una estación de ferrocarril. El Camino de Chisholm, por ejemplo, tenía 1.600 km de longitud[3].

La industria ganadera en la historia de Texas

Aunque la agricultura era el principal objetivo de la mayoría de los colonos del oeste en la segunda mitad del siglo XIX, una pequeña minoría buscaba hacer fortuna rápidamente por otros medios. En concreto, la prospección de oro (y, posteriormente, de plata y cobre) atrajo a miles de mineros que buscaban "hacerse ricos rápidamente" antes de regresar al este. Además, los rancheros aprovecharon las nuevas líneas de ferrocarril para trasladar los novillos longhorn que poblaban el sur y el oeste de Texas. Esta carne era muy codiciada en los mercados orientales, y la demanda no sólo creó rancheros ricos, sino también una era de vaqueros y paseos de ganado que, en muchos sentidos, define la idea que hoy tenemos del Oeste. Aunque ni los mineros ni los rancheros tenían la intención de quedarse permanentemente en el Oeste, muchos individuos de ambos grupos acabaron quedándose y estableciéndose allí, unas veces por el éxito de su apuesta y otras por su abyecto fracaso.

En el Oeste americano, la posibilidad de enriquecerse rápidamente no era diferente. La búsqueda de oro representaba una oportunidad muy diferente a la lenta marcha de los granjeros. El descubrimiento de oro en Sutter's Mill, en Coloma, California, marcó una pauta que se repitió una y otra vez durante la década siguiente, en lo que se conoció como la Fiebre del Oro de California. En lo que se convirtió en algo típico, una repentina y desordenada avalancha de buscadores descendía sobre un nuevo lugar de descubrimiento, seguida de la llegada de aquellos que esperaban beneficiarse del hallazgo aprovechándose de los nuevos ricos. Este último grupo de seguidores del campamento incluía taberneros, prostitutas, propietarios de tiendas y delincuentes, que llegaban en masa. Si la huelga era importante, podría establecerse una ciudad de cierta magnitud, y alguna apariencia de ley y orden podría sustituir a la justicia vigilante que normalmente crecía en los pequeños y efímeros puestos de avanzada mineros.

  A que velocidad pueden correr los perros en las carreras de trineos tirados por perros
Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad